CantabriaHiperSocialMarketing Social

Noches de cultura crítica al borde de la bahía

Libro La Vida en los Ramajes de Olalla Castro

Nos perdimos la primera, y nos dio rabia. Y más tras la reseña de Marianella Ferrero, que nos puso la miel en los labios y la marca en el calendario para esta segunda edición.

No podíamos no estar, porque nos encanta apoyar con nuestra asistencia y difusión estas bocanadas de cultura crítica cada vez más consolidadas en Cantabria.

La segunda descarga de Poesía a la Carpa, no defraudó. Nuevas propuestas dentro de la edición 2016 de esa voraginosa Surada Poética con que nos vienen reconfortando el corazón y el intelecto desde hace ya tres años.

Más bien, iluminó la Explanada de Gamazo y las mentes del cerca de centenar de personas que allí nos dimos cita, con dulces y divertidas descargas de reflexión social en forma de danza, poesía y música.

Un cuerpo al golpe de breakdance, el de Manuel Martín (de la compañía cántabra Mymadder), que expresa más que mil palabras. Su performance “Hangar 224”, sirvió de perfecta antesala a la ráfaga de poesía femenina que vendría después;

Los versos de Olalla Castro desde Granada, punzantes agujas para despertar la crítica adormecida, pero latente. Ecos de conciencia social y antipatriarcal que aún retumban suavemente en nuestras sienes.

La performance de Marina Oroza tampoco nos dejó indiferentes. Marina acompaña sus versos con una puesta en escena que nos hace ponernos en su piel, que permite al espectador entender y disfrutar de su sarcasmo surrealista.

Pero los vientos del sur poético también nos trajeron a Ana Pérez Cañamares: sentimiento y protesta para entender esta humanidad en peligro de extinción.

Pensamiento crítico sin adorno, pero con mucha emoción, haciendo también nuestros sus dolores, desde el causado por la pérdida de una madre hasta el infligido subrepticiamente, día tras día, por el sistema capitalista en el que seguimos atrapados.

Y llegaron las risas

Porque la crítica social también te puede hace reír (aunque sea por no llorar).

Ángel Calle y Rio Muten cerraron esta segunda descarga con poesía a ritmo de hip hop. Qué mejor música para acompañar la sátira poética.

Arte protesta sí, pero muy risoterapéutico. Excelente broche final a esta iniciativa de la Asociación Cultural La Vorágine, quienes con mucho esfuerzo, ganas y ahora esta carpa, intentan poner sentido crítico y mucho, mucho cariño a este circo que es hoy vivir.

Nos llevamos además el libro “La vida en los ramajes” el primero de Olalla Castro, Premio Nacional de Poesía de la Fundación Cultural Miguel Hernández en 2013.

Para disfrutar con más calma de algunos de los poemas que trajo a la descarga como “Ardimos Juntas”, para descubrir otros muchos que nos sigan llenando el alma.

Porque otra cosa buena de estos eventos es que no falta un banquito con las obras de los artistas presentes y similares, parte de la oferta librera de La Vorágine.

En noviembre nos vemos en la tercera 😉

Y tu qué opinas?

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.